En Transmidiesel, desde nuestros inicios, vimos la necesidad de realizar pruebas a los equipos y transmisiones que reparábamos, atendiendo los reclamos de garantía que en ocasiones presentaban nuestros clientes y que no correspondían al trabajo entregado. Es así, que decidimos diseñar un banco de prueba utilizando un motor diésel para transmitir potencia y movimiento a las transmisiones, con un rango aproximado de 500 hp..

Posteriormente, debido a la necesidad de incrementar la potencia de prueba, para llegar a transmisiones de 1000 hp, decidimos innovar y remplazamos el viejo motor diésel por un motor eléctrico y un variador de velocidad. Con este cambio se lograron excelentes resultados, como son la eliminación del ruido y gases, aportando además un avance ecológico durante la prueba y mayor calidad en el trabajo y confiabilidad para nuestros clientes.

 

banco-prueba